Hola, somos Pepe y Belén, un alicantino nacido en Puertollano y una pamplonica, y estamos juntos desde que teníamos 18 y 14 años... La familia la completa nuestro gato Cholo. 

Como fotógrafo puedo decirte que la fotografía me enganchó desde bien crio. Tuve una etapa inicial en la que intenté trabajar como fotoperiodista llegando a publicar en algún que otro medio, pero al final lo dejé para irme a trabajar en negocios familiares y la fotografía me acompañó como afición hasta hace unos años.

Fue a raíz de la crisis del 2008 que me planteé reciclarme. Y como no podía ser de otra forma, mi sueño de juventud volvió con más fuerza y empecé a prepararme para trabajar profesionalmente como fotógrafo. Analicemos esta frase: "empecé a prepararme": sí, porque en fotografía uno no deja de estudiar y de prepararse para mejorar, por eso digo que empecé, porque no se termina nunca. "para trabajar profesionalmente": sí, porque uno puede trabajar de muchas cosas, pero hacerlo de forma profesional implica respeto por la profesión y respeto por los clientes.
Después de más de 20 años como aficionado estuve varios años preparándome de forma autodidacta y asistiendo a cursos y talleres hasta que consideré que ya estaba preparado.
Actualmente pertenezco a la Asociación Profesional de Fotógrafos y Videógrafos de Alicante, a través de la cual continúo con mi formación asistiendo a varios talleres al año, impartidos por los mejores fotógrafos del panorama internacional.

Mi objetivo es convertirme en uno de los mejores

fotógrafos infantiles y de familia de Alicante.

No es poca cosa, porque aquí hay muy buenos fotógrafos, pero mis clientes no se merecen alguien que se conforme con ser uno más.
Mi especialidad es fotografiar lo que ocurre en las familias desde el embarazo hasta la adolescencia, pasando por la fotografía de recién nacido o newborn por su término anglosajón.
Mención aparte merecen las campañas de Primera Comunión, Verano y Navidad, pues cada año las preparamos con especial dedicación y nuestros clientes nos lo saben reconocer.

Pero todo esto no podría hacerlo sin el apoyo de Belén, mi mujer y compañera en la vida, que da ese toque y esa visión femenina que tan bien me viene a la hora de diseñar nuevas fotos... y además, los niños la adoran y luego no se quieren ir a casa y prefieren quedarse jugando o pintando con ella. 

En fin, no sé si ahora me conoces más y mejor. No he querido darme el pego hablando de mi familia de artistas, ni engordar el currículum. No me suelo presentar a concursos, así que de premio solo tengo las sonrisas que me regalan nuestros niños y, de vez en cuando, las lágrimas de emoción en los ojos de sus papás al ver las fotos. Tampoco necesito mucho más para ser feliz como fotógrafo. Bueno sí, necesito clientes que valoren el trabajo bien hecho, que valoren las dosis de creatividad y esfuerzo, el tiempo empleado en retocar cada foto, una a una, gente que valore la formación continua y, sobre todo, clientes que tengan unas expectativas muy altas con el resultado final.

Mis fotografías formarán parte de vuestra vida, y cuando dentro de unos años las volváis a ver, recordaréis los momentos vividos, y será en ese preciso instante cuando mis fotos cobrarán su verdadero significado. La fotografía móvil nos ha hecho creer que la posibilidad de ver enseguida una foto, compartirla por internet y acumular miles de archivos en nuestro teléfono es fotografía, pero la fotografía es algo más, es ver una foto de hace 30 años y recordar, es tener un pequeño retrato en la mesita de noche y darle un beso al acostarte, o abrir la cartera para pagar en el supermercado y sonreír al ver esa diminuta foto de carnet amarillenta.

Pepe y Belén

 


 

Déjanos fabricar tus recuerdos...

 

BOTON RESERVAR

 

BOTON CONTACTAR